Razones por las cuales las mujeres guapas se quedan solas

Razones por las cuales las mujeres guapas se quedan solas

El mundo interior sin duda es importante, pero la primera impresión se forma tomando en cuenta la apariencia física. Cuando las personas ven a una chica guapísima piensan que su vida es increíblemente fácil y solamente está llena de agradables sorpresas que son realizadas por una multitud de sus admiradores. Sin embargo, la vida privada de algunas chicas guapas tiene incluso menos suerte que aquellas con un aspecto físico ordinario, y nosotros intentaremos averiguar por qué

Tienen el síndrome de la princesa

Las mujeres guapas saben que pueden manipular a las personas, ya que para ellas es más fácil ponerse de acuerdo sobre algún tipo de descuento adicional, con mucho gusto consiguen excelentes servicios y es muy raro que obtengan una respuesta negativa. Pero, cuando su autoestima alcanza un máximo, aparece un sentimiento de singularidad, seguido de una confianza en la que ella considera que únicamente merece lo mejor, lo que fácilmente puede transformarse en el síndrome de la princesa.

Tales mujeres comienzan a considerar el privilegio como algo normal. Ellas están seguras de que todo se lo deben a su belleza, por eso reiteradamente pueden decepcionar a la gente: dejar las tareas, llegar tarde de manera frecuente o, en general, no llegar a la reuniones, y permitir expresarse de una manera despectiva sobre otras personas. Al tener tal comportamiento, desaparecen las ganas de comunicarse incluso con la chica más guapa.

 

Sufren de neurosis

Las mujeres guapas están acostumbradas a cuidar de sí mismas, pero algunas exageran y comienzan a buscar defectos. Cada espinilla o arruga puede causar pánico, y las visitas al cirujano plástico y cosmetólogo se hacen más frecuentes: para mantener su aspecto físico, las guapas gastan aproximadamente una tercera parte de su ingreso. A pocos hombres les gustará una mujer cuya aspiración consiste solo en el deseo de comprar la admiración de las personas de su alrededor.

 

Adicción a los cumplidos

Algunas personas sufren de una adicción a los cumplidos, que se expresa en las necesidades de un elogio constante. Y aquí hay tres señales con las que se puede entender que frente a ti se encuentra precisamente tal mujer:

  • A su alrededor hay muchas personas que la halagan continuamente. Y si las personas normales se cansan de los halagos, las mujeres adictivas son capaces de aceptar tales cumplidos de forma infinita.
  • Ella no pierde oportunidad de contarle a otros sobre los cumplidos que ella recibió. Por ejemplo: “Por cierto, un día, mi amigo dijo que tenía un cabello maravilloso y que debería participar en una publicidad de champú”.
  • Pero también hay otra reacción, cuando en lugar de un simple “Gracias”, su respuesta a un cumplido es “Ay, no puede ser”, “Me halagas”, u otras frases no agradables.

El objetivo de tal comportamiento es obtener más cumplidos. Pero los hombres rápidamente se cansan de tenerle que recordar a una chica guapa su aspecto físico.



Son ajenas

Las guapas frecuentemente se vuelven estigmatizadas especialmente en compañía de otras mujeres. La belleza se percibe como una amenaza: si las demás mujeres a su alrededor no están casadas, entonces van a tener miedo de cierta competitividad; si ellas tienen pareja, entonces tendrán miedo de que les robe a sus novios o esposos.

La presencia como tal de una chica guapa puede provocar tensión, especialmente por eso, las mujeres frecuentemente tratan de evitar su compañía y no presentarlas con representantes del sexo opuesto.

 

Ellas atraen a los hombres equivocados

Una mujer guapa siempre tiene admiradores, pero, frecuentemente, ella atrae a las personas equivocadas. A los hombres tímidos les hace falta audacia para acercarse a una mujer bella, pero no tienen miedo de permanecer activos:

  • Los hombres narcisistas que cuidan exclusivamente de sus propios intereses y solo quieren adquirir otro trofeo bonito.
  • Los hombres que tratan a su mujer como pertenencia y están seguros de que se puede comprar, ignorando al mismo tiempo las demás cosas: atención, respeto y amor.
  • Los hombres que necesitan a una mujer guapa como “accesorio” y la manifestación de su propio estatus.
  • Los hombres que quieren provocar la envidia de las demás personas. En cuanto la mujer comience a recopilar menos miradas entusiasmadas, sin piedad la cambiarán por otra.

Una chica guapa eventualmente se cansa de tales tipos de hombres, por lo que comienza a evitar a todos los representantes del sexo masculino.

Compartir..