Confesiones que todo amante canino se niega a aceptar publicamente

Hay dos tipos de personas en la vida: aquellas a las que les gustan moderadamente los perros… y tú, que entraste a ver este post con la única intención de hallar referencias y proyectar tu obsesión canina.

Vivimos en una época en la que nos pone mucho más contentos convivir con animales que con seres humanos… y la culpa no la tienen nuestros adorables cachorros; definitivamente es el trato con personas nefastas el que nos tiene cansados y deseosos de llegar a casa lo más pronto posible para abrazar a nuestra mascota luego de un largo día extrañando su suavidad

Todo el tiempo conversas con tu mascota

 

De hecho, le hablas con una ridícula vocecita de bebé

 

Tu galería está repleta de fotos suyas

 

Y si son selfies a su lado, sale mejor que tú

 

Sin embargo, ya está harto de tu celular

 

La parte más triste del día es cuando lo dejas solo

 

Recoger su popó te parece menos asqueroso que esto

 

Gastas una fortuna en premios y juguetitos

 

La última rebanada de pizza siempre es para…

 

¿Hizo una travesura? ¡Lo perdonas!

 

Compartir

Compartir..